HALLOWEEN, "EL FANTASMA DE LA B"

 
Captura de pantalla 2017-10-31 a las 10.25.20 a.m..png

Venga, tengo una historia que contarle. Es sobre un mal que aqueja a gran parte de los aficionados del fútbol de este país, sobre un terror que amenaza tanto a equipos grandes y chicos alrededor del mundo, la gente sabe que existe, pero nadie quiere estar cerca de él, y mucho menos ser raptado y tomado entre sus garras.

Mientras se habla de la nueva temporada de “Stranger Things” o de lo aterradora que fue la película “It”, o tal vez de las innumerables opciones de películas de terror para ver esta noche, yo aprovecho este Halloween para contarle que hay un sector de la hinchada del fútbol colombiano que se ve atormentado por una realidad distinta a las que se viven en estas historias, pues de los cuentos de terror los que más asustan son los que vienen de la realidad y más terroríficos aun los que son cercanos a uno.

Esta no es una historia que le paso a un amigo de un amigo, esta historia se ha vivido en carne propia. Equipos como Pereira, América, Bucaramanga, Cúcuta, Unión Magdalena entre otros han padecido este mal, siendo raptados por el aterrador “Fantasma de la B”. Alrededor del mundo se ha tomado las debidas precauciones por parte de las ligas para proteger a los equipos grandes de caer en sus garras. Por ejemplo, en Argentina se han juntado la primera y la segunda división para hacer un solo torneo con 28 equipos, y así mantener a los grandes a mayor distancia de los puestos que representan el descenso y de esta manera evitar lo que ocurrió con River Plate e Independiente más recientemente. Por otra parte, en la gran mayoría de campeonatos de liga del mundo son los peores equipos de la temporada los que van al descenso. Sencillo, como en los cuentos de niños si te portas mal el “Coco” te llevará.

Cosa distinta es lo que se vive en Colombia, en este caso no importa que tan mal o bien te has portado a lo largo del año, eso hace este fenómeno aún más aterrador. Tomando el caso del América, el primer semestre fue semifinalista y este semestre está dentro del grupo de los 8, con posibilidad de clasificar a campeonato internacional gracias a su puesto en la tabla de reclasificación y aun así sigue atormentado por el fantasma de la B, como si no se tratara solamente de una historia de rapto y caer en las garras de este espanto, sino también de una historia de posesión, como si los equipos que salen de la B quedaran poseídos por este mal, véase los casos del Bucaramanga, Cúcuta, Chico, Real Cartagena y otros tantos equipos, que a lo largo de su historia han vivido atormentados y poseídos por este fantasma.  

Si, este campeonato maneja tres tablas, la del semestre, la de la reclasificación y la del descenso, lo más parecido a un monstruo de tres cabezas, estas tres hay que enfrentarlas y ninguna hay que descuidarla. Sin duda la cabeza más aterradora es la del descenso, vencerla es completamente difícil, como esas pesadillas de las cuales uno no se puede despertar y cuando se logra despertar, el susto lo acompaña a uno por un buen tiempo. Lo mismo ha pasado con el América de Cali, este club puede ser lo más parecido a Will el niño de Stranger Things, quien ya fue atormentado por el “Demogorgon” en la primera temporada, y ahora se ve aterrorizado por el “Mind Flayer” en la secuela de la serie (sin ánimo de spoiler). América a lo largo de su historia ha sido víctima de varios males casi como Will, historias que rosan con lo paranormal. Pasar de perder cuatro finales de Copa Libertadores, al terror de pertenecer a Lista Clinton y después ser poseído por el fantasma de la B, es un caso que de verdad necesitaría de un exorcismo.

El exorcismo puede ser una opción que sin duda alguna entra en el “mood” de la noche de hoy. Pero para enfrentarse a males tan grandes como este hay que ver todas las posibilidades para derrotarlo y que no nos vuelva a atormentar. Una opción completamente distinta es replantear la forma en la que funciona el sistema del descenso en Colombia. ¿cómo es posible que el descenso de un equipo dependa de los puntos y el promedio que dejó el descendido del año anterior? Es como si al empezar semestre en la universidad los estudiantes recibieran el promedio de otra persona, y tengan que luchar todo el semestre para salvar ese promedio, en vez de empezar de cero. ¡qué horror!

Por eso, es importante tener en cuenta cómo se maneja este fenómeno en otros países, donde simplemente son los peores del año los que se someten al descenso. Y así solo los que se portan mal se los lleva no el coco, sino a B en este caso. Por ahora mientras esto se arregla (si es que algún día lo harán) a los hinchas del América nos tocará quedarnos con la camándula y el rosario esperando que el fantasma de la B se aleje de nosotros, y seguir rezando para que la racha de invictos que lleva la “mechita” desde la llegada del “Polilla” Da Silva se mantenga.



 

 
Guillermo Díaz