EL CONTRATO DE TRABAJO 2.0

 
Captura de pantalla 2017-12-11 a las 8.16.37 a.m..png
 

El contrato de trabajo tiene varios aspectos que son obvios pero que no por esto deben ser ignorados; el primero, lógicamente es el salario, el jugador siempre querrá recibir más y el club pagar menos. En el futbol, o al menos en Colombia, no hay salarios variables ligados a rendimiento, o son de muy poco uso. Se pacta una suma fija mensual que será lo que el jugador reciba no importa su rendimiento o el del equipo; considero importante empezar a pensar en salarios ligados al rendimiento individual del jugador y colectivo del equipo; no puede ser que jugadores eliminados para las finales reciban grandes cantidades de dinero por no jugar y por el contrario que un equipo que con reducidas posibilidades de clasificar, luego de una campaña muy superior a las expectativas iniciales, siga ganando lo mismo. No hablo de premios, esta figura en la que al llegar a finales se le hace una encerrona al presidente para recibir sumas de dinero si se gana el torneo. Se debería planear y negociar la remuneración de manera similar al desarrollo del campeonato, así, las primeras etapas del campeonato (algo más de ¾ partes) el jugador debería recibir un buen salario sin que resulte excesivo, ahora bien en el momento en que se ganan los cuartos de final y semifinal, el salario se debe aumentar de manera importante, finalmente si el equipo es campeón se deberían pactar altos salarios y muy buenas bonificaciones, esto a nivel colectivo, individualmente también se podrían pactar incentivos por logros medibles, no recibir tarjetas, mantener el arco en cero o cualquier otra situación que pueda incentivar a un jugador a hacer un esfuerzo importante en desempeño de su labor.

No es fácil esta negociación pero tiene varias ventajas, la primera es que remunera al jugador de calidad y a los buenos equipos, también permite ahorros importantes a los equipos con resultados mediocres e incentiva a los jugadores a dar “un poco mas” para el equipo. Como inconvenientes están antes que nada la reticencia de los jugadores, el difícil cálculo de las sumas apagar por salario y por otros asuntos ligados a este, seguridad social, impuestos etc. Finalmente, y aunque me parece descabellada la afirmación de que los jugadores se le “paran” a determinado técnico, esta remuneración impide, o al menos resulta onerosa para los jugadores, esta artimaña.

Tres aspectos fundamentales que pocas veces se tienen en cuenta son, impuestos, tasa de cambio y descuentos legales. En Europa y en muchos países latinoamericanos la carga impositiva es alta y más cuando se trata de remuneraciones importantes como las del jugador profesional de fútbol, al momento de la negociación se debe tener claro el pago y las sumas acordadas, brutas o netas, en general en prácticamente cualquier actividad el salario negociado previo a la firma del contrato se entiende bruto y se recibirá una suma de dinero inferior al numero plasmado en el contrato, impuestos, salud, seguridad social y muchos otros pagos que las leyes locales exigen. Por lo tanto se deben hacer los cálculos y ajustes en la negociación para no llevarse sorpresas. Igual ocurre con la moneda en que se paga el salario, generalmente los jugadores extranjeros piden su remuneración en dólares o euros; es importante tener alguna noción de la tendencia de intercambio entre la moneda local frente a las divisas fuertes a la hora de negociar. FIFA ha sido clara en indicar que si se pacta el salario en dólares deberá el club cancelar esta remuneración en dólares o en moneda local a la tasa de cambio más favorable para el jugador.

Está fuera de discusión los salarios “en negro”, no se recomienda en ningún evento evadir impuestos o cualquier otro pago al estado; los jugadores de fútbol son personajes públicos que tendrán muchas personas vigilándolos y el interés de medios para conocer milímetro a milímetro de su actividad profesional y privada, también de las autoridades, para tomar medidas drásticas en el evento de alguna falta. Los salarios de los jugadores son altos y altos serán los impuestos, eludir impuestos es exponerse al escarnio publico o, peor aun a salir en investigaciones como football leaks (https://eic.network/projects/football-leaks ).

Finalmente se recomienda a los jugadores, contar entre sus asesores con un profesional especializado en administrar altas sumas de dinero, preferiblemente institucional y con conocimiento de las inversiones a nivel internacional.

 
Andrés Charria